incentivar.es.

incentivar.es.

El poder de las expectativas externas

El poder de las expectativas externas

Introducción

En el camino hacia el éxito y la realización personal, es fácil caer en la trampa del auto-sabotaje. A menudo, nuestras propias expectativas nos detienen antes de que siquiera tengamos la oportunidad de probar. Sin embargo, hay otra fuerza en juego que también puede afectar nuestras opciones y acciones: las expectativas externas.

¿Qué son las expectativas externas?

Las expectativas externas son las creencias y percepciones de otros hacia nosotros y nuestras habilidades. Estas expectativas pueden provenir de amigos, familiares, colegas, e incluso extraños. Pueden ser positivas o negativas y pueden tener un gran impacto en nuestro comportamiento y motivación.

Expectativas positivas

Cuando se nos presenta con expectativas positivas, es probable que nos sintamos más motivados y confiados. Las expectativas positivas pueden tener una serie de efectos beneficiosos en nuestro comportamiento. Por ejemplo, cuando alguien expresa su creencia en nosotros y nuestras habilidades, es más probable que produzcamos trabajo de calidad y con creatividad. Además, es más probable que busquemos desafíos y persigamos nuestros objetivos con mayor diligencia.

Expectativas negativas

Las expectativas negativas, por otro lado, pueden tener el efecto contrario. Cuando alguien nos subestima y cuestiona nuestras habilidades, es más probable que nos sintamos inseguros y poco motivados. Las expectativas negativas pueden llevar a la autorrealización, donde nuestras propias percepciones negativas se convierten en una profecía autorrealizada.

Cómo afectan las expectativas externas a nuestra vida

Las expectativas externas pueden influir en una amplia gama de áreas en nuestras vidas, desde la carrera hasta las relaciones interpersonales. Aquí hay algunos ejemplos comunes de cómo las expectativas externas pueden afectarnos:
  • Carrera

    Las expectativas que otros tienen sobre nuestro rendimiento laboral pueden ser un gran impulsor o desmotivador. Si nuestros superiores tienen expectativas altas y positivas de nuestro trabajo, podemos sentirnos más motivados para dar lo mejor de nosotros mismos en el trabajo. Por el contrario, si se nos subestima y se nos da poco reconocimiento, es más probable que nos sintamos desmotivados y poco comprometidos.
  • Relaciones personales

    Las expectativas externas pueden también afectar nuestras relaciones personales. Si los amigos y familiares tienen expectativas negativas sobre nuestra vida amorosa, puede que terminemos encontrando problemas en relaciones o alejándonos de ellas. Por otro lado, las expectativas positivas pueden conducir a relaciones más saludables y significativas.
  • Autoconfianza

    Las expectativas externas pueden aumentar o disminuir nuestra autoconfianza. Si otros nos ven como capaces y exitosos, es más probable que nos sintamos más confiados en nuestras habilidades. Por otro lado, si las expectativas son negativas o críticas, es más probable que nos sintamos inseguros e inadecuados.

Cómo manejar las expectativas externas

Si bien las expectativas externas pueden tener un gran impacto en nuestra vida, también es importante reconocer que no estamos completamente a merced de ellas. Aquí hay algunas estrategias para manejar las expectativas externas y encontrar formas de trabajar hacia nuestros objetivos personales:
  • Comunicación clara

    La comunicación clara y abierta con los demás puede ayudarnos a manejar y cambiar las expectativas externas. Si alguien tiene expectativas equivocadas sobre algo que esperamos hacer, podemos hablar con ellos y aclarar nuestras propias expectativas y metas.
  • Reconocimiento de progreso

    Es importante reconocer el progreso que hemos hecho hacia nuestras metas personales y no solo centrarse en las expectativas externas. Celebrar hitos y logros personales puede aumentar la autoconfianza y ayudar a mantener la motivación cuando las expectativas externas son menos que favorables.
  • Concentrarse en lo que podemos controlar

    Las expectativas externas pueden estar fuera de nuestro control, pero podemos enfocarnos en lo que podemos controlar. Trabajar duro, perseverar y dar lo mejor de uno mismo en todo momento puede ayudarnos a alcanzar nuestros objetivos a pesar de las expectativas de los demás.

Conclusión

Las expectativas externas pueden tener un gran impacto en nuestra vida y en nuestra motivación. Si bien no podemos controlar completamente lo que otros piensan y creen, podemos encontrar formas de trabajar hacia nuestros objetivos personales al enfocarnos en lo que podemos controlar y comunicar nuestras propias metas y expectativas de manera clara y efectiva. Al final, nuestro éxito y realización personal dependerá en gran medida de nuestra propia capacidad de resistir y superar las expectativas externas que nos limitan.