incentivar.es.

incentivar.es.

Haciendo ejercicio: no te rindas nunca

Haciendo ejercicio: no te rindas nunca

Introducción

El ejercicio físico es una actividad que todos deberíamos hacer regularmente. No solo es bueno para mantener un peso saludable, sino también mejora nuestro estado de ánimo, reduce el estrés, fortalece nuestro sistema inmunológico y reduce el riesgo de enfermedades crónicas. Sin embargo, a menudo empezar a hacer ejercicio puede ser difícil y mantener una rutina de ejercicio puede ser aún más difícil. En este artículo, les presento algunos consejos y técnicas para ayudar a motivarse a hacer ejercicio y mantener una rutina saludable.

Ten un objetivo claro

Antes de empezar una rutina de ejercicios, es importante tener un objetivo claro. Un buen objetivo debe ser específico, medible, alcanzable, relevante y con un límite de tiempo. Por ejemplo, "quiero perder 10 libras en los próximos 3 meses al hacer ejercicio durante 30 minutos al día, cinco días a la semana". Al tener un objetivo claro, tendrás un objetivo específico a trabajar y podrás evaluar tu progreso. Además, tener un objetivo claro facilita la elección del tipo de ejercicio que debes hacer.

Encuentra algo que disfrutes

El ejercicio no tiene que ser aburrido o doloroso para ser efectivo. Hay muchos tipos de ejercicios diferentes que se adaptan a diferentes personas. Encuentra algo que disfrutes haciendo, quizá una clase de yoga, natación o un juego de baloncesto. Hacer ejercicios que son desafiantes pero también divertidos puede aumentar la motivación para seguir haciendo ejercicio. Si te gusta lo que estás haciendo, es más probable que lo hagas de manera constante, lo que ayudará a lograr tus objetivos.

Encuentra un compañero de entrenamiento

Un compañero de entrenamiento puede aumentar la motivación y el compromiso con el ejercicio. Involucrar a un amigo o compañero en tu rutina de ejercicios puede agregar una desafío y responsabilidad a la actividad, y también puede hacer que te diviertas más. Además, puede ser mucho más agradable y satisfactorio cuando tienes a alguien con quien compartir el progreso y las victorias.

Establece una rutina de ejercicio

Establecer una rutina de ejercicio es importante para mantenerse motivado y comprometido con el ejercicio. Siemplemente quede determinado a hacer ejercicio a una determinada hora o en ciertos días. Por ejemplo, si el objetivo es hacer ejercicio cinco días a la semana, entonces es importante programarlos. Establecer una rutina de ejercicio te ayudará a formar un hábito de ejercicio, lo que hará más fácil seguir adelante con el plan inicialmente establecido.

Haz que el ejercicio forme parte de tu día a día

En lugar de tratar de hacer tiempo para hacer ejercicio, intégralo en tus actividades diarias. Puedes caminar o andar en bicicleta en lugar de conducir al trabajo o a la tienda. También puedes utilizar una oportunidad para hacer su ejercicio mientras interactúas con actividades que deben hacerse, como escuchar un audiolibro de no ficción o familiarizarte con idiomas extranjeros mientras corres o caminas en la cinta, o ir al gimnasio con tus amigos y disfrutar de un día de deporte con tus amigos.

Establece y apunta a pequeñas metas del día a día

Hacer ejercicio puede parecer desafiante al principio, pero establecer prioridades y enfocarte en metas diarias puede ayudar a mantener la motivación y el progreso sostenido para alcanzar objetivos a largo plazo. Trata de establecer pequeñas metas cada día, como caminar 30 minutos extra o añadir una repetición más a tu rutina de ejercicios. Unos pocos logros como estos cada día pueden ayudarte a mantener la motivación y dar lugar a resultados sostenidos.

Realiza un seguimiento de tu progreso y celebra tus logros

Es importante realizar un seguimiento del progreso y realizar celebraciones cuando se logran los objetivos establecidos. Una excelente manera de hacer esto es mantener un diario de actividad física para registrar el tipo de ejercicio, la duración y la intensidad. También puedes usar una aplicación móvil de seguimiento de ejercicios donde puedas establecer objetivos de actividad y registrar tu progreso. Además, es importante celebrar los logros. Aunque el objetivo final de hacer ejercicio es para mejorar la salud de uno, el olvidar celebrar los logros a lo largo del camino puede llevar a la sensación de que el progreso no está siendo valorado. Las recompensas pueden variar desde obtener una nueva prenda de vestir de gimnasia hasta disfrutar de una cena especial en un restaurante que te encanta. Celebrar tus logros aumentará la motivación hacia tus objetivos.

No te rindas nunca

La motivación es clave para mantener un régimen de ejercicio. Sin embargo, incluso con todas las técnicas de motivación, es natural que algunas veces uno pierda su motivación. Cuando esto sucede, es importante recordar los objetivos y el progreso realizado hasta el momento. Si hubo una prolongada ausencia del gimnasio, la mejor manera de volver a ingresar en la rutina es empezando poco a poco, estableciendo objetivos realistas y pensando en el progreso que se ha obtenido. No te rindas a medida que un poco de fuerza de voluntad ayudará a lograr todo aquello que te propongas.

Conclusión

Hacer ejercicio regularmente puede ser difícil y mantener una buena rutina de ejercicio puede ser aún más difícil. Pero con objetivos claros, encontrar ejercicios que disfrutes hacer, involucrar a un compañero de entrenamiento, establecer una rutina de ejercicio, integrar el ejercicio en tu vida diaria, establecer pequeñas metas, realizar un seguimiento del progreso y celebrar tus logros, podrás mantener la motivación y el compromiso para alcanzar tus objetivos de ejercicios, convirtiéndose en un hábito. No te olvides de que la fórmula para el éxito es nunca rendirse.